Dos meses después del hundimiento de una pared del ala este del Seminario de Zaragoza mañana se conocerán los sobrecostes que el derrumbe ha provocado en este proyecto de conversión del viejo edificio eclesiástico en sede administrativa municipal.

El Ayuntamiento de Zaragoza celebrará un consejo de Gerencia de Urbanismo extraordinario en el que se darán a conocer los informes pendientes de la dirección facultativa de la obra (Idom) y de los servicios técnicos municipales. Será el momento también de precisar si es el consistorio el que hace frente al pago de los sobrecostes o si, por el contrario, es la empresa responsable de la obra (Arascón-Acciona) la que asume económicamente la reconstrucción del pabellón este tras la redacción de un nuevo proyecto y bajo las prescripciones de la dirección general de Patrimonio de la DGA.

Ni PSOE ni CHA están dispuestos a hacer frente al pago de estos presupuestos extraordinarios de la obra. El teniente de alcalde de Urbanismo, Antonio Gaspar, ha asegurado incluso estar dispuesto a llevar el asunto a los tribunales para defender "hasta la última peseta" de las arcas municipales.

Tanto los concejales del PP como los del PAR se muestran convencidos de que será el Ayuntamiento de Zaragoza el que tendrá que pagar las consecuencias de la mala calidad de los materiales de uno de los pilares del ala este del Seminario.

Unos y otros deberán que aceptar la opinión de los servicios jurídicos municipales que tendrán que decidir con la legalidad vigente la posible exigencia o no de responsabilidades a la empresa constructora. El portavoz del PAR, Manuel Blasco, presentó ayer una moción que se debatirá en el pleno municipal del viernes para profundizar en las causas del hundimiento, así como las responsabilidades políticas y económicas que de ellas se puedan derivar. Populares y aragonesistas insistieron en que la mala calidad de los materiales no es la verdadera causa del derrumbe, sino "las prisas" de Urbanismo.