Calatayud Calatayud cuenta ya con siete nuevas papeleras especiaes para excrementos caninos. Se trata de los contenedores que comenzaron a instalarse coincidiendo con la campaña de información para fomentar la recogida de estos excrementos durante la primavera pasada. Los excrementos caninos suponen un problema higiénico y sanitario, ya que son os residuos más molestos y difíciles de limpiar de las vías públicas, según explicó la concejala de Medio Ambiente, Mercedes Serrate. Por un lado, estos excrementos atraen a muchos insectos por lo que pueden producir enfermedades infecciosas. Por otro, pueden dar lugar a accidentes graves en los cascos urbanos, son antiestéticos y producen malos olores. E. P.