Los presupuestos de la Consejería de Presidencia para el año próximo apenas presentan cambios respecto al 2006, ya que las características del departamento no le obligan a realizar cambios sustanciales, pues la mayoría del gasto es corriente y de funcionamiento interno de la administración. Por ello, el consejero definió los presupuestos --que ascienden a 181 millones-- como "continuistas", aunque cuentan con dos novedades: aumenta notablemente el dinero previsto para la unidad de la Policía Nacional adscrita a la DGA e incluyen tres millones de euros para organizar las elecciones autonómicas y locales.

Así, la partida para la policía autonómica será de cinco millones de euros, un 69% más que este año. Este dinero servirá para construir comisarías y pagar la mitad de las nóminas de los trabajadores, ya que la otra mitad la paga el Gobierno central. Además, la partida extraordinaria de tres millones para elecciones servirá para cubrir el despliegue informativo y telemático de los comicios, y la mitad de esta partida también será para subvencionar a los partidos políticos parte de su campaña. Biel destacó que si se descontara el dinero previsto para policía y elecciones, los presupuestos serían los mismos que los del 2006.

Junto a estas partidas, el vicepresidente resaltó la cantidad destinada a la radiotelevisión autonómica, para la que va destinada practicamente la misma cantidad que el año pasado, 49 millones de euros. Con un año de vida, y tras la primera fuerte inyección económica, parte de este dinero se destinará a la construcción de un nuevo edificio contiguo. Protección Civil tendrá 8 millones de euros y los servicios telemáticos 11.

El portavoz del PP, Antonio Suárez, dijo que el presentaría "otros presupuestos", y lamentó el poco crecimiento de los fondos para las comunidades aragonesas en el exterior y recomendó revisar el sistema de financiación de las comarcas. Por su parte, el portavoz de CHA, Chesús Bernal, volvió a recriminar la poca información que reciben de las empresas privadas --y anunció nuevas iniciativas de protesta por esto-- y denunció la mala gestión de la nueva televisión autonómica, así como su descoordinación.