La Policía de Madrid detuvo a un inmigrante rumano que participó en el secuestro de un compatriota que reside en Zaragoza para obligarla a cometer atracos a mujeres.

La víctima, que viajó a la capital de España para tramitar unos documentos en su consulado, fue retenida por dos personas que le ayudaron a realizar los trámites y, más tarde, le extorsionaron y le amenazaron de muerte para que se plegara a sus deseos en pago de la ayuda recibida.

Para evitar las torturas y poder salir del hostal, el denunciante accedió a perpetrar un atraco. De esta forma, tras fingir que iba a robar a una mujer, logró escapar y denunciar los hechos. La Policía busca ahora al otro cómplice.