Zaragoza y los 34 municipios de su entorno metropolitano tendrán tarifas comunes de transporte público. Los ciudadanos de estas 35 localidades podrán desplazarse con un solo billete o título de transporte, aunque utilicen dos o más medios de transporte (cercanías, autobús y tranvía) o estos sean de diferentes empresas.

El Plan Intermodal de Transporte establece que se fijarán tres zonas geográficas en forma de coronas en torno a la capital aragonesa. La primera comprende la ciudad de Zaragoza y tiene como frontera el cuarto cinturón. Aunque incluye zonas como Santa Isabel o Juslibol supondrá eliminar el sistema de tarifa plana que ahora se aplica por el consistorio.

En el segundo anillo se incluirá parte del municipio zaragozano y los municipios que están a menos de 15 kilómetros, con la excepción de Sobradiel, La Joyosa y Pinseque, por la depedencia de Utebo y la existencia de un corredor económico con centro en Casetas. La tercera zona de tarifas englobará al resto de municipios del área metropolitana. En la primera zona, los precios de la tarifa base (sin aplicar descuentos) oscilarán entre los 4,40 euros del bono de diez viajes y los 31 euros del abono mensual de la zona 1; en la zona 2, las tarifas variarán entre los 4,85 y 34,10; en la zona 3, los ciudadanos abonarán entre 16,40 y 63,70 euros.

Así lo explicó ayer el responsable de la propuesta tarifaria del Plan Intermodal de Transporte, Antonio Bejarano, quien se mostró firmemente partidario de aplicar subidas de precios por encima de la inflación. "Unas tarifas muy reducidas no redundan en un mayor uso del transporte público", indicó Bejarano, al tiempo que recomendó al Consorcio de Transportes de Zaragoza una subida paulatina de los precios. Las propuestas de Bejarano fueron rebatidas por el presidente de la Unión de Consumidores de Aragón, José Ángel Oliván, quien recordó que desde hace ya cinco años el precio del autobús urbano sube por encima del IPC.

A juicio de Bejarano, sin embargo, influye más el tiempo empleado en los desplazamientos que el precio. Sí se prevé, sin embargo, la creación de abonos con descuentos importantes para jóvenes o jubilados. El transporte público de los próximos diez años tendrán que contemplar la puesta en marcha de nuevos medios como las cercanías y el tranvía. Además, según el PIT tendrá que superar deficiencias del sistema actual como la penalización de los trasbordos. En este sentido se propone suavizar la centralidad de Zaragoza, de tal forma, que se tienen en cuenta los viajes que se puedan hacer entre desplazamientos de las mismas zonas tarifarias. Los ponentes de las jornadas Avance del Plan Intermodal del Transporte recordaron que este sistema tarifario será "muy flexible", ya que aunque ahora se contempla que el 93% de los desplazamientos tienen a Zaragoza como objetivo final, esta tendencia se modificará en unos años y el porcentaje se reducirá hasta el 80%.