Un total de cinco heridos leves es el balance del espectacular accidente registrado ayer entre la ambulancia privada en la que viajaban y un vehículo de Bomberos en el centro de Zaragoza. El choque se produjo cuando el coche de Bomberos, y que circulaba por Cortes de Aragón se empotró contra la ambulancia en el cruce con la calle Bretón. El vehículo sanitario, que trasladaba a una enferma y sus dos acompañantes, a la clínica Montpellier, salió despedida y volcó, cayendo sobre el lado del copiloto, en el que se encontraba además una ATS.

El impacto, según aseguran fuentes policiales en el informe de atestados, tuvo lugar entre la ambulancia 2835 DNH, conducida por Miguel Ángel B. R., de 36 años, que circulaba en preferencia por Bretón, y el furgón de Bomberos 7162 CYC, conducido por Amadeo L. P., de 60 años que, al parecer, tenía su correspondiente semáforo en fase verde.

Las dimensiones del accidente llevaron a movilizar hasta el lugar de los hechos a un total de cuatro ambulancias --tres del servicio de Urgencias del 061, y una del Cuerpo de Bomberos--, así como varias dotaciones de policía y una grúa para desalojar la ambulancia volcada del centro de la calzada.

La paciente que estaba siendo trasladada, Carmen A. N., fue llevada inmediatamente a la Clínica Montpellier; las dos acompañantes Mª Jesús G.M. y Mª Pilar A.N al hospital Miguel Servet; y el conductor y la ATS, Rosa E. R,.de la ambulancia de la empresa Ambuibérica, a la clínica Quirón, donde fueron atendidos de policontusiones y dados de alta horas después.

En un primer momento, varios peatones se acercaron y se encaramaron sobre la furgoneta para ayudar a salir del vehículo volcado a los ocupantes. Gregorio, un hombre que se encontraba colocando unos carteles luminosos en una empresa de la zona, llegó de los primeros y tras abrir la puerta del conductor sacó al conductor y a la técnico.

"Estaban atrapados y no podían salir, así que nos hemos subido varias personas y hemos abierto la puerta de arriba y los hemos sacado", explicaba Gregorio. "Sobre todo estaban aturdidos por el golpe tan fuerte y lo inesperado, pero el conductor podía caminar bien y la chica tenía golpes y algunos rasguños", comentaba, de vuelta ya a sus obligaciones.

Una mujer aseguraba haber visto volar a la furgoneta, haber dado varias vueltas hasta caer de lado. "Lo he visto desde mi despacho, ha sido impresionante. No sé cómo no ha pasado algo más gordo. Lamentablemente no es la primera vez que vemos accidentes en esta esquina". Entre los peatones que se acercaron a presenciar lo ocurrido había quien aseguraba que el accidente se había producido porque los bomberos que circulaban por Cortes de Aragón se llevaron por delante a la ambulancia que apareció de repente y sin sirena por Bretón.

Este hecho fue desmentido por José Ramón Romano, el conductor de un vehículo, que precisamente dejó pasar a la ambulancia tras oír la sirena. "La ambulancia iba deprisa pero desde luego llevaba puesta la sirena. Debía tener prisa con el traslado porque yo mismo me he echado a un lado para dejarle pasar y ha sido cuando la furgoneta de bomberos se la ha tragado".