LOS VECINOS de la calle Ricla han visto cómo su gozo quedaba en un pozo. Algunos residentes recibieron esta semana con alegría a varios operarios que comenzaron a manipular las aceras. Pensaban que llegaba la tan reclamada reforma. Pero no, solo es un parcheo habitual. E. P.