El presidente de la DGA, Marcelino Iglesias, dijo ayer que "todo el mundo sabe que, si en este momento, en el que estamos en plena campaña electoral de Cataluña, en Aragón se produjera algún tipo de división, en Cataluña no hay ninguna posibilidad de que los partidos se dividan", por lo que "si no actuamos con habilidad, lo que haríamos es unir en torno al obispo de Lérida a todos los partidos catalanes y separar a los aragoneses, y eso los alcaldes lo han visto y no lo vamos a hacer". "Todos los elementos están a nuestro favor y no vamos a debilitar nuestra posición actuando con prisas", anotó. "Cuando quien tiene los bienes asuma las decisiones de la Santa Sede, habrá terminado el conflicto", añadió.