El Gobierno de Aragón tiene intención de decidir la semana próxima cuándo y en qué condiciones convoca a los partidos políticos de la comunidad para abordar el litigio por el patrimonio sacro de la Franja Oriental de Huesca. El encuentro, que en todo caso se celebraría tras las elecciones locales y autonómicas de Cataluña, debería servir para plantear acciones conjuntas en la reclamación aragonesa, y en él estarían presentes, además de la DGA y las formaciones políticas, los ayuntamientos afectados por este conflicto.

Aunque los acontecimientos parecían haberse precipitado en los últimos días, tras la nueva decisión del Vaticano de no aceptar el enésimo recurso de Lérida contra la ya ordenada devolución de los bienes, los pasos se van a ralentizar para evitar interferencias con las elecciones catalanas. Los partidos políticos están a la espera de que el Ejecutivo autónomo se decida a reunirlos de nuevo (ya hubo un primer encuentro en primavera) para ver si es posible actuar conjuntamente. Incluso, convocar una manifestación en Zaragoza para reclamar las 113 piezas de arte de parroquias oscenses que retiene la diócesis ilerdense.

Fue el PP aragonés el que propuso, hace escasos días, que se impulse esta reunión, pero hasta la fecha el presidente aragonés, el socialista Marcelino Iglesias, no se ha pronunciado al respecto. Ante la tardanza, han arreciado las críticas de los conservadores. Incluso otra formación, CHA, ha apostado por promover acciones con o sin la DGA.

El Ejecutivo estaba a la espera de las decisiones que pudieran tomar los alcaldes de la Franja Oriental, que se reunieron el pasado miércoles en asamblea. Estos ayuntamientos optaron por posponer cualquier movilización hasta después de las elecciones catalanas y por solicitar a Iglesias y a todos los partidos estar presentes en cualquier reunión que se celebre.

LOS ALCALDES Ramón Miranda, presidente de la Comisión de Alcaldes de la Franja Oriental, indicó ayer que hoy mismo se enviará una carta en este sentido tanto al presidente aragonés como a los máximos responsables de las diferentes formaciones políticas.

Fuentes de la DGA explicaron que Iglesias esperará hasta conocer oficialmente las conclusiones de la asamblea de alcaldes para tomar una decisión sobre la reunión con los partidos, algo que sucederá la semana próxima. Si bien el encuentro podría celebrase a la siguiente, una vez termine el proceso electoral catalán. El Ejecutivo no pondrá inconveniente alguno a la presencia de los alcaldes de la zona en esta cita.

Todavía está pendiente de cerrar la fecha definitiva de la visita de Iglesias al Vaticano para abordar esta polémica con algún representante de ese Estado, aunque se sabe con seguridad que será a finales de noviembre.