Hasta ahora le conocíamos como director de cine, con cuatro Goyas en su haber, pero resulta que Fernando León de Aranoa se consolida también en su faceta cuentista. Y es que ayer, junto a Antonio Lucas se proclamó ganador de los Premios del Tren 2006, que se entregaron en la sede del Gobierno de Aragón, en Zaragoza. 1.251 autores procedentes de 33 países habían participado en este certamen organizado por Renfe y dotado con 15.000 euros para cada uno de los vencedores. Ganadores para cada una de las modalidades: la de cuentos Camilo José Cela, en la que venció el madrileño León de Aranoa, Antonio Machado de Poesía. En una cita encabezada por el presidente de Renfe, José Salgueiro, el director de la Fundación del Tren, Carlos Zapatero, y la consejera de Educación de la DGA, Eva Almunia, se concedieron segundos premios a Ana Merino y Abilio Estévez, y accésit a Carlos Frühbeck de Burgos, Blanca Andreu Fernández-Albalat, Teresa Barbero, Carlos Díaz Domínguez, Adolfo Sotelo Vázquez, Federico Gallego Ripoll, Dolan Mor y Miguel Ángel Velasco. Y allí, ante una lista de invitados que incluyó desde el crítico Luis Alegre al exzaragocista Miguel Pardeza, anduvieron también los miembros del jurado. Y, como portavoz de todos ellos, Rosendo Tello habló de la literatura del tren y de la inspiración que uno puede encontrar en unos de sus vagones. Un traquetreo que ha sido la musa de las obras finalistas y las ganadoras de este concurso. Obras que se editarán próximamente en un libro, dentro de la colección de los Premios del Tren.