El sindicato CSI-CSIF denunció ayer que la reforma y obras que se están llevando a cabo en los juzgados de la plaza del Pilar afectan a la salud y al trabajo de los funcionarios, ya que algunos de ellos se han quedado sin iluminación ni ventilación en su lugar de trabajo.

Este sindicato recordó que la reforma de la oficina judicial conlleva la ampliación de los juzgados de la plaza del Pilar, unas obras que según la previsión del Ministerio de Justicia estarían coordinadas con el traslado de los Juzgados de lo Social a las nuevas plantas del antiguo edificio Gay de la calle Alfonso.

Este colectivo indicó que tal coordinación no ha sucedido y las obras están en marcha. Según el sindicato, los funcionarios de Primera Instancia, desde la planta baja hasta la cuarta, se encontraron ayer con las ventanas de sus oficinas tapiadas.