La Fiscalía Especial para la Represión de los Delitos Económicos relacionados con la Corrupción ha llamado a declarar al concejal del PP en Calatayud, José Luis Carnicer. El objetivo es esclarecer el presunto chantaje que sufrió el edil por parte de tres funcionarios del ayuntamiento, quienes, según su testimonio, le amenazaron con sacar unas facturas que podían "complicarle la vida".

En declaraciones a los medios, José Luis Carnicer admitió la existencia de una factura correspondiente al día 18 de julio de 1999. En la primera legislatura que fue concejal, Calatayud sufrió unas grandes inundaciones. El edil tenía un restaurante y el teniente de alcalde en ese momento le pidió que abriera el local por la noche para que el personal que estaba trabajando en la zona pudiera cenar.

Pasado un mes, Carnicer pasó la factura, de unas 40.000 pesetas, al consistorio bilbilitano en la que solo se cobraban los salarios de los empleados. La interventora le informó que no podía pagarla, ya que Carnicer era concejal, y que la única solución era pasarla por la ciudad deportiva. Así lo hicieron.

El pasado 31 de agosto, el portavoz del grupo municipal socialista, Víctor Ruiz, remitió una denuncia a la Fiscalía en la que adjuntó las noticias relacionadas con el caso. Estas relataban los hechos y la actuación de los funcionarios que tuvieron conocimiento de las facturas por su trabajo, explicó Ruiz. "Queremos aclarar los hechos e implicar a los tres funcionarios del ayuntamiento", señaló el hijo del edil.