El diputado de IU en las Cortes, Adolfo Barrena, exigió ayer la comparecencia ante el pleno del presidente aragonés, Marcelino Iglesias, para que informe "urgentemente" sobre la reunión que mantuvo ayer con tres la Comisión de Evaluación de la OTAN y las repercusiones que tendrá para Zaragoza. La OTAN, reitera Barrena, "no tiene nada que ver con el diálogo ni con la búsqueda de alternativas a los conflictos bélicos, y es incomprensible con la designación de Zaragoza como Ciudad de la Paz". A su juicio, esta instalación podría comprometer militarmente el futuro de Aragón y Zaragoza y exige al Gobierno "claridad y transparencia".