URBANISMO: El documento propone evitar "con carácter general" que los embalses inunden núcleos habitados, así como vincular la autorización de nuevas urbanizaciones a la disponibilidad de recursos y a que no haya riesgo de sobreexplotarlos o deteriorarlos. También alerta de que el crecimiento del área levantina del Júcar puede limitar el de Teruel y advierte que la DGA intervendrá si llega a darse.

REGADÍO: Supera el 92% del consumo de agua en Aragón, lo que convierte en "absolutamente decisiva" la buena gestión de los recursos en este sector. Asi, será "objetivo prioritario" modernizar las infraestructuras y la gestión hidráulica en el campo. El documento considera al regadío "factor esencial de conservación y asentamiento de la población" en el medio rural y apuesta por transformar pequeñas áreas con fin social.

PRECIO: Propone fijarlo "en proporción al volumen realmente utilizado".

CENTRALES: "En las adjudicaciones de nuevas concesiones hidroeléctricas y en la reorganización de las existentes, los ayuntamientos tendrán prioridad en la participación".