El presidente del distrito del Rabal, Ricardo Cavero, ha asegurado estar buscando una solución ventajosa para la Unión Deportiva La Jota, el club de fútbol que el pasado jueves se plantó en el pleno que celebraba la junta municipal para exigir el campo que el Ayuntamiento de Zaragoza les prometió hace años.

"Estamos trabajando en las dos soluciones rápidas que vemos más factibles. La primera, la negociación con el Real Zaragoza para que ceda el campo Entrerríos al ayuntamiento y podamos invertir en su acondicionamiento. Y la segunda, llegar a un acuerdo con el club de Vadorrey para que las dos entidades puedan hacer uso compartido de las instalaciones", explicó Cavero.

Según indicó, las negociaciones con el Real Zaragoza sufrieron un revés al paralizarse la reforma del estadio de La Romareda, puesto que la cesión del campo de fútbol Entrerríos era una de las contraprestaciones del primer club de la ciudad por las recalificaciones vinculadas a la operación Romareda.