El presidente de Aragón, Marcelino Iglesias, recordó ayer a los ingenieros civiles la necesidad de impulsar la intermodalidad del transporte para favorecer el progreso social. Iglesias clausuró ayer por la mañana el III Congreso de Ingeniería Civil, Territorio y Medio Ambiente, que se celebró en el Auditorio de Zaragoza. El jefe del Ejecutivo autónomo consideró que para desarrollar la comunidad autónoma es necesaria una buena organización política que sea "capaz de organizar el país para que funcione la sociedad" e incidió en que el progreso debe pasar por el avance de las infraestructuras.

En el siglo XXI, según Iglesias, la clave estará en el tren de alta velocidad, "el tercer gran escalón" que la comunidad autónoma debe superar, ya que su desarrollo significa que Aragón estará bien ubicada, desde el punto de vista geoestratégico, en un área con 20 millones de habitantes y, por tanto, consumidores, todos a una distancia de una hora. "Los transportes deben tener entre sí intermodalidad", es decir, que el desarrollo económico y social no vendrá por destacar en un sistema, sino por aprovechar las sinergias que se deban producir entre el transporte por carretera, el ferrocarril, el avión y la navegación.