La iglesia de San Pedro, construida en la primera mitad del siglo XII, cuenta con un gran valor artístico por la combinación de los estilos gótico y mudéjar, así como por el órgano gótico, uno de los diez más importantes de Europa. A todo ello se une su significado histórico, ya que en él se reunieron las Cortes medievales que juraron heredero a la Corona de Aragón al que luego sería rey Fernando el Católico, y allí mismo, en 1978, se constituyeron Las Cortes.