Gustavo Alcalde, presidente del PP aragonés, acusó ayer al socialista Marcelino Iglesias, máximo responsable del Gobierno autónomo, de supeditarse a los intereses de Cataluña en el conflicto por los bienes de la Franja Oriental de Huesca. Alcalde lamentó que se deje para después de las elecciones locales y autonómicas de esa comunidad la convocatoria de una reunión de partidos y DGA para abordar acciones conjuntas en este conflicto, demanda que también han planteado los ayuntamientos afectados.

Iglesias tiene intención de convocar a las formaciones políticas la semana próxima, aunque la reunión podría celebrarse la siguiente. En cualquier caso, siempre una vez superadas las elecciones catalanas, que tendrán lugar el 1 de noviembre. Fue el PP el que instó hace algunas fechas al presidente autonómico a promover este encuentro, que sería similar al de la pasada primavera y en el que habría que decidir nuevas acciones conjuntas. Los populares abogaron, incluso, por preparar una manifestación en Zaragoza.

El dirigente socialista ha ido posponiendo la convocatoria de esa reunión, que parece sí se producirá la próxima semana. Más tarde de lo que les hubiera gustado a los conservadores, que han venido denunciando el retraso. Los alcaldes de la Franja Oriental, en asamblea, pidieron un aplazamiento en las movilizaciones y estar presentes en la reunión de DGA y partidos, reclamaciones que Iglesias está dispuesto a aceptar.

Pero, a juicio de Gustavo Alcalde, eso supone "dar una tregua" a la comunidad vecina en este litigio ahora que no es "un buen momento en Cataluña para hablar de este asunto". En su opinión, "es preocupante que al presidente de Aragón le marque la agenda Montilla" (candidato socialista a la Generalitat).

El conservador teme que siempre haya una razón para aplazar las reclamaciones aragonesas. "Me da pena ver cómo un día sí y otro también, Marcelino Iglesias sucumbe ante las estrategias que le marcan desde Madrid o desde Barcelona. Debería rebelarse de una vez", manifestó el presidente de los populares.

También garantizó que su partido no tiene intención de romper la unidad política e institucional lograda en primavera para afrontar este conflicto que llevó a Aragón a abandonar temporalmente la Eurorregión, instada por Cataluña. Aunque también afirmó que podría ser Iglesias quien pretenda "desmarcarse".

Por otro lado, CHA recordó que los bienes de las parroquias de la Franja no son los únicos que se encuentran fuera de Aragón, y en este sentido, ha presentado iniciativas para que los bienes del Monasterio de Sijena, que se encuentran en Cataluña, regresen a su lugar de origen. El objetivo de estas iniciativas, es que el Gobierno de Aragón no se olvide de Sijena en cualquier acuerdo o negociación con Cataluña y que reclame a la Generalitat que retire el conflicto de competencias para que Aragón pueda ejercer el derecho de tanteo y retracto y las piezas regresen al monasterio de Sijena.