Trece asociaciones vecinales de Zaragoza se reunieron esta semana para elaborar un completo informe de necesidades de sus barrios. El objetivo era ordenar las reivindicaciones por orden de importancia para después agruparlas en un escrito que se trasladará en los próximos días al Ayuntamiento de Zaragoza. Para que quede constancia de lo que el movimiento vecinal considera prioritario.

La asamblea se celebró el miércoles en el transcurso del pleno ordinario que cada mes celebra la Federación de Asociaciones de Barrios de Zaragoza. Cada colectivo presentó sus reivindicaciones (la mayoría ya conocidas por venirse arrastrando desde hace años) y posteriormente se analizaron cuestiones de interés para toda la ciudad. Entre las conclusiones, destacó la preocupación por el estado de conservación de las calles y de los parques y zonas verdes.

"Se ha detectado un fuerte malestar por el mantenimiento de las calles (no referido a reformas integrales, sino a los pequeños detalles como la reposición de baldosas o cuestiones como la iluminación) y, sobre todo, por la de los parques y las zonas verdes", comentó Óscar Pérez, vicepresidente de la federación. Uno de los barrios más descontentos es el Actur, donde las asociaciones han subrayado la necesidad de sustituir el actual sistema de riego por manta en las zonas verdes perimetrales por otro de goteo en los árboles y de aspersores en el césped. También se llamó la atención sobre la "escasa o nula" reposición de los árboles que se rompen o se pudren tanto en los alcorques de las calles como en las zonas ajardinadas.

Otra de las cuestiones que más tiempo ocupó en el debate fue la necesidad de endurecer el control de los solares de la ciudad. "No solamente en el Casco Histórico, sino en todos los barrios. Las asociaciones no saben qué pasa con ellos, si están cumpliendo los plazos, si están parados y deberían estar inscritos en el registro de solares, si se van a edificar pronto o tarde... Falta información", valoró el vicepresidente de la federación.

REIVINDICACIONES HISTÓRICAS Entre la lista de demandas vecinales se encuentran equipamientos, infraestructuras y servicios que competen tanto al Ayuntamiento de Zaragoza como al Gobierno de Aragón. Muchas de ellas son demandas históricas, que acumulan años y años de retraso como por ejemplo el acondicionamiento como vía urbana de la avenida de la Industria (entre Santa Isabel y Montañana). Esta vía carece de aceras en varios tramos pese que continuamente circulan coches y vehículos pesados a velocidades superiores a los 50 kilómetros por hora, puesto que es el ramal de entrada y salida a la autovía de Barcelona.

También figuran en la lista la construcción de un pabellón y pistas deportivas en el barrio Jesús; la creación del tercer centro de salud en el Actur y la de un edificio de especialidades sanitarias; y la escuela infantil de Valdefierro.