La dotación de un comedor escolar para el colegio Alfonso I de Tauste está en estudio, aunque se prevé que se abra el próximo año. Esta infraestructura ha sido reivindicada desde hace algo más de un año por las asociaciones de padres del centro y por el ayuntamiento taustano, que actúa en calidad de colaborador, ya que el asunto depende directamente de la Consejería de Educación.

El Alfonso I es el colegio más grande de la comarca de las Cinco Villas respecto al número de alumnos de Infantil y Primaria matriculados --este año 587--, pero carece de una dependencia que, a juicio del alcalde taustano, José Luis Pola, "resulta básica". Según sus previsiones, comerían diariamente en estas instalaciones unos 70 o 80 niños.

Actualmente se está debatiendo el posible emplazamiento de este equipamiento, aunque todavía hay que definir si lo mejor es optar por alquilar un edificio junto al centro educativo o colocar uno prefabricado en el patio del propio colegio. Esta última opción no es la que más gusta a los padres, que argumentan que se quitará espacio de esparcimiento a sus hijos. Sin embargo, esta es la opción preferida del consistorio, ya que que el recreo tiene 3.700 metros cuadrados. "Aunque se instale el comedor todavía queda sitio para que jueguen los niños", comenta Pola.

Hace unos años sí que hubo comedor escolar en la localidad, concretamente cuando había concentración escolar. Ahora estos equipamientos están ocupados por las aulas del instituto de Secundaria, pero todavía quedan algunos edificios vacíos que se podían destinar a comedor. "El problema es que distan mucho del Alfonso", apunta el edil taustano.