No es la primera vez que la Federación de Asociaciones de Barrios de Zaragoza entrega los deberes hechos al Ayuntamiento de Zaragoza. A finales del 2004, el colectivo entregó un presupuesto completo elaborado por las asociaciones de la ciudad en el que se enumeraba la lista de equipamientos, infraestructuras y servicios que los vecinos consideraban prioritarios para sus barrios y cuya inserción en las cuentas del 2005 entendían como fundamental. Aquel documento fue el primer presupuesto participativo que una entidad ciudadana elaboraba en Zaragoza, aunque no tuvo éxito puesto que el consistorio no lo utilizó para sus cuentas del siguiente ejercicio. Tampoco este año se tendrán en cuenta las demandas de las asociaciones, ya que el equipo de gobierno en el ayuntamiento ya ha presentado el borrador de su presupuesto para el año 2007 y lo ha defendido delante de los partidos de la oposición. De ahí que a estas alturas resulte complicado introducir modificaciones en función de la lista de prioridades elaborada por los vecinos de los barrios. Esta forma de proceder no ha sentado bien a los miembros de la junta directiva de la FABZ, desde donde aseguran que un año más se ha dejado claro que el equipo de gobierno municipal no cree en los presupuestos participativos que elaboran los ciudadanos desde la base. Pese a todo, las reclamaciones de los colectivos no son desconocidas para la Administración municipal (muchas de ellas se vienen arrastrando desde hace años) y la mayoría se encuentra ya reflejada en el presupuesto elaborado por el Ayuntamiento de la capital aragonesa para el próximo año o se está en el proceso de redacción del proyecto correspondiente para su posterior dotación económica y ejecución.