El presidente del Gobierno de Aragón asistió ayer por la mañana al acto oficial de apertura al tráfico del tramo acondicionado de la A-230 entre las poblaciones de Caspe y Bujaraloz. La Dirección General de Carreteras de la Consejería de Obras Públicas del Gobierno de Aragón ha rehabilitado el firme y la señalización horizontal de 16 kilómetros de esta importante vía que une Caspe con la carretera N-II.