Escritor

Es publicitario, pero su primera vocación es la de escritor. En Diábolo (Onagro Ediciones) aborda el misterio que circula en un suceso ocurrido en Zaragoza. Nuestra ciudad se convierte en eje y paisaje de su novela, que será presentada el martes 7 en el Centro Gallego por Juan Bolea.

--No es habitual situar el paisaje de una novela en Zaragoza.

--No lo es; a veces aparecen referencias, pero no toda la acción, en calles, lugares y entornos.

--Incluso con nombres propios.

--Aparecen algunas pinceladas para dar color y acercar la acción, pero los protagonistas son personajes imaginarios.

--¿Esto puede ser un inconveniente para vender la novela fuera de Aragón.

--Es posible. En el proceso creativo te planteas tus necesidades y objetivos como escritor, más allá del planteamiento comercial. De igual forma, la novela es mucho más cercana para los lectores aragoneses.

--No es la primera vez que aborda el misterio en sus escritos.

-No, he trabajado la intriga en relatos cortos, aunque es la primera vez que lo hago en una novela, donde abro y cierro interrogantes, para llevar al lector hacia un desenlace inesperado.

--¿Por qué la religión?

--Diábolo incluye una pauta habitual en mis creaciones, el componente espiritual como elemento de la vida. En este caso la conspiración internacional que amenaza Zaragoza elige como objetivo la basílica del Pilar, para alcanzar la máxima notoriedad.

--Tiene la novela un pulso vigoroso, ágil, muy propio del elemento cinematográfico.

--Mi literatura siempre es muy visual; en este caso las imágenes resultan cercanas, emocionan, involucran en la historia a los lectores.

--Es usted publicitario. ¿Aplica sus conocimientos a la estructura general de la obra?

--Fui escritor antes que creativo. Sí es cierto que el texto debe ser atractivo, interesar y enganchar desde la primera línea, porque son así los libros que a mí me gustan. En cualquier caso soy publicitario e inconscientemente es posible que aplique alguno de esos principios.

--Podría inventar una nueva forma de incentivar a la lectura. Es la clave en estos tiempos.

--En Zúmmum estamos desarrollando para alguno de nuestros clientes nuevas fórmulas de comunicación basadas en la unión de la literatura con los objetivos empresariales. Hemos editado la colección Pasaporte de Lectura, con relatos de viaje, escritos por autores aragoneses, para el local temático el Atrapamundos (Mefisto, 4), donde ya se han editado obras de Oscar Sipán, Laura Guillén y una mía.