Los accidentes siguen siendo la primera causa de mortalidad entre los jóvenes. El 75% de los fallecimientos de aragoneses de entre 15 y 24 años corresponde a los siniestros de tráfico, que provocan también la gran mayoría de los fallecimientos de los niños de hasta 4 años. Los accidentes siguen cebándose más en el colectivo masculino, ya que suponen la quinta causa de fallecimiento (5´1%), mientras que en las mujeres ocupan el décimo lugar (2´1%). Así se desprende de los datos de mortalidad de la comunidad aragonesa que ha difundido el Departamento de Salud del Gobierno de Aragón.

Las estadísticas, del 2003, revelan que las primeras causas de muerte entre la población aragonesa general son las enfermedades cardiovasculares y los tumores. El cáncer es, además, el motivo principal de mortalidad prematura. En ese año se produjeron en total 13.694 defunciones de personas residentes en la comunidad, lo que supone una tasa bruta de 11,1 fallecimientos por cada 1.000 habitantes (11´5 en hombres y 10´8 en mujeres). Con esos datos, la esperanza de vida al nacer sigue inclinándose del lado de las mujeres, que viven seis años más que los hombres: los varones mueren, de media, a los 77´3 años y las mujeres, a los 83´3 para las mujeres.

ESPERANZA DE VIDA ALTA Salud indicó, a tenor de las cifras, que la esperanza de vida es una de las más altas de España y del mundo. Asimismo, aseguraron que la población aragonesa, con sus altos índices de envejecimiento, presenta unas tasas de mortalidad bruta elevadas, "lo que no implica que la mortalidad específica sea mayor que en otros territorios". De hecho, indicaron, la mortalidad ajustada por edad, que representa realmente la situación, se mantiene en niveles muy bajos, inferiores a la media nacional.

No han cambiado las patologías que más mortalidad provocan entre los aragoneses. Globalmente, las enfermedades del aparato circulatorio, los tumores y las enfermedades respiratorias siguen siendo las primeras causas de muerte, constituyendo en total el 69% de todos los fallecimientos. En cuarto lugar se sitúan las enfermedades digestivas (5´6%) y las causas externas (5´1%).

Desglosados estos datos por sexos, si atendemos a la mortalidad en la población masculina las principales causas son los tumores (30,8%), las enfermedades circulatorias (29,5%) y las respiratorias (12,4%). De esta forma, en el 2003, y por cuarto año consecutivo, las defunciones por tumores superaron a las originadas por enfermedades del aparato circulatorio.

En cuanto a la población femenina, la primera causa de muerte fueron las enfermedades circulatorias (35,8%), los tumores (19,8%) y las respiratorias (10,3%).