La DGA se opuso ayer a dos de las propuestas del Ministerio de Medio Ambiente, según explicó el director del Instituto Aragonés del Agua, Adolfo Cajal. Una es la inclusión en el Comité de Autoridades Competentes de la Confederación Hidrográfica del Ebro de un vocal por comunidad autónoma, cuando Aragón tiene la mitad del territorio y de la población. La otra es la referencia a la "gestión integrada". Quieren añadirle "por cuenca" o "por demarcación" para evitar el fraccionamiento de la gestión.