Los 1.115 pisos proyectados en el antiguo poblado gitano de Quinta Julieta, en el barrio de La Paz, podrán edificarse en breve. El pleno del Ayuntamiento de Zaragoza aprobó definitivamente el pasado viernes un tramite urbanístico pendiente, la modificación del Plan General, y el plan parcial de la zona recibió el visto bueno inicial en junio.

Con el cambio del PGOU decidido en el pleno se hace posible casar la gestión conjunta del solar urbano de Quinta Julieta, de 24.000 metros cuadrados, con la pieza de suelo urbanizable delimitado que lo rodea, de 294.000 metros cuadrados. Entre ambos suman terreno suficiente para albergar las 1.115 viviendas, de las que 374 serán de protección oficial y el resto, 740, de precio libre.

La construcción de esta zona acumula 17 años de polémicas y retrasos. Tras el desmantelamiento del poblado gitano, el Ayuntamiento de Zaragoza vendió el suelo a una sociedad, Amisgar, por 492 millones de las viejas pesetas. Previamente, había pagado 200 millones, también de pesetas a la DGA, titular inicial del terreno, y otros 300 millones para financiar el realojo de las familias.

En 1996 el solar había cambiado de propietario y salió a la venta. El consistorio, gobernado entonces por la alcaldesa del PP Luisa Fernanda Rudi, hizo gestiones para recuperarlo, pero finalmente se pactó la edificación de 35 viviendas libres y 80 protegidas, a las que se añaden ahora las mil que van en el suelo de su entorno.