La edición de la revista Interviú de esta semana, en la que se publica un reportaje sobre el supuesto acoso al que ha sometido el alcalde de Calatayud, el popular Fernando Martín, al concejal del mismo partido José Luis Carnicer, ha causado furor en la ciudad bilbilitana. Además de agotarse el primer día (en algunas papelerías ya no quedaban revistas a las nueve y diez minutos), militantes del PP intentaron evitar su difusión adquiriendo todos los ejemplares de algunos establecimientos.

Concretamente, los empleados de algunos kioscos indentificaron a Carlos Lallana, representante de la junta local popular, como la persona que acudió a varios establecimientos de la ciudad junto a otra persona con el propósito de comprar todos los ejemplares de la revista Interviú, que edita el grupo Zeta.

"Me pidió que le vendiera todos los ejemplares que tenía, pero yo le señalé que había algunos reservados que no le podía dar, por lo que se llevó todos los demás. Una veintena aproximadamente", explicó el regente de una céntrica papelería.

Una versión que coincide con otros casos, como el que relató a este diario la dueña de un establecimiento de un barrio periférico de la ciudad: "Me pidió todas las Interviú de la tienda y al ver que llevaba una bolsa con más revistas le pregunté si quería hacer acopio y me contestó que sí. Que las mentiras había que retirarlas", explicó.

Los hechos no dejaron indiferentes a la mayoría de los trabajadores del sector, entre los que comenzó a correr la noticia de que había un comprador "teledirigido", según lo denominó uno de los empleados. Otro de los más de diez profesionales a los que consultó ayer este diario señaló que en su caso también había acudido Carlos Lallana. "El mismo que en el resto", añadió.

Por su parte, otros cuatro quioscos donde --según sus responsables-- no acudió ninguna persona para comprar todos los ejemplares, también agotaron la edición.

REVISTAS PARA LA FAMILIA Carlos Lallana, que reconoció haberse interesado por el contenido del artículo, aseguró que solo había comprado "dos o tres ejemplares" para su familia aunque no supo concretar el número exacto ni quiso explicar dónde los había adquirido.

En este sentido, el presidente de la agrupación popular local, Lorenzo Delso, aseguró que si alguien ha comprado las revistas habrá sido a título personal y con su dinero, y consideró "absurdo" y una "gilipollez" cualquier intento para evitar la difusión de la revista. De hecho, ante el boom de la noticia, la mayoría de establecimientos ha solicitado más ejemplares para responder a la constante demanda.

Y es que, pese a esta maniobra --algo que podría haber ocurrido con anterioridad en Calatayud con otras publicaciones--, la noticia corrió como la pólvora y las radios locales se hicieron eco del intento de secuestro que había sufrido la revista Interviú en la ciudad.

LA CRISIS INTERNA El número de esta semana de Interviú trata en un reportaje de tres páginas titulado Un culebrón a la aragonesa la crisis interna que sufre el PP en la comarca de Calatayud, donde el concejal José Luis Carnicer está de baja por depresión desde el pasado mes de enero a causa, según él, del acoso al que la ha sometido Fernando Martín.

Todo comenzó, según relata el edil en este artículo, cuando alquiló un piso al teniente de alcalde, José Antonio Sanmiguel, y a la concejala Belén Tortosa --ambos del PP-- tras romper sus respectivos matrimonios e iniciar una relación sentimental en octubre del 2005. Una relación que le costó a él ser destituido como presidente de la junta local un mes después y a ella ser excluida de la comisión de gobierno del Ayuntamiento de Calatayud.