LOS VENDEDORES del Mercadillo del Príncipe Felipe volvieron a concentrarse ayer frente al Ayuntamiento de Zaragoza, en la plaza del Pilar, para exigir una nueva ubicación en La Chimenea del Actur o el entorno del campo de fútbol de La Romareda. Aseguran que han perdido ventas, aunque el alcalde lo desmintió. E. P.