La plataforma contra la instalación de la base principal de vigilancia de la OTAN en Zaragoza ha convocado una manifestación el próximo sábado, 4 de noviembre. El objetivo "es mostrar el rechazo de la sociedad a este centro militar que condicionará el desarrollo de la ciudad y aumentará las servidumbres militares", afirmó un portavoz de la plataforma, José Ramón López. La marcha partirá a las 18.00 horas de la plaza Aragón y finalizará en la plaza del Pilar, donde se leerá el manifiesto: Por una cultura de la paz, hace 20 años y ahora.

En estos momentos, el Comité Militar de la Alianza Atlántica está valorando las candidaturas existentes y alrededor de la segunda semana de noviembre se puede tomar, con el beneplácito del Gobierno Central, de la DGA y del Ayuntamiento de Zaragoza, la decisión de traer a la ciudad una nueva instalación OTAN. Una base que, según otro portavoz, Jesús Caballero, "será el cerebro del brazo ejecutor que es la OTAN", y desde ella "se difundirá la masacre de los pueblos que son molestos para Estados Unidos o a quienes quieren expoliar sus recursos naturales, humanos y de todo tipo". No obstante, Caballero añadió que la plataforma se opone a la ubicación de este centro militar en cualquier lugar del mundo, y resaltó que abogan "por la disolución completa de la OTAN como organismo".

Los miembros de la plataforma también solicitaron al presidente de Aragón, Marcelino Iglesias, y al alcalde de Zaragoza, Juan Alberto Belloch, el inicio de un debate en el que tenga cabida la parte de la sociedad que rechaza la presencia de la Alianza en la ciudad, y opinaron que es "de una bajeza moral extrema justificar los asesinatos en masa con los puestos de trabajo que esto va a generar", que ascienden a 4.000, y "que tan solo generarían muerte".

En este sentido, López opinó que la instalación de esta base condicionaría las posibilidades de desarrollo de la ciudad, porque "van a aumentar las servidumbres militares del territorio". Además, alertaron del peligro que suponen estas instalaciones, porque "nos convertiríamos en objetivo militar", concluyó.