Las comunidades de regantes de Épila y la Villa y Hermandad de Lucena de Jalón, en la Comarca de Valdejalón, han alcanzado un acuerdo para solucionar los conflictos por el aprovechamiento del riego que arrastran desde hace varias décadas. Estas disputan están motiviadas porque ambas asociaciones de agricultores toman el agua de las mismas acequias, todas ellas procedentes a su vez del embalse de La Tranquera.

Con el convenio firmado ayer por los representantes de estas comunidades se cierra un conflicto histórico que data de 1938 y que había bloqueado el trabajo de la Comunidad General de Regantes como órgano fundamental de gestión del aprovechamiento común. La solución de este problema se ha escenificado a través de un acuerdo en la sede de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), con la presencia del comisario de Aguas del Organismo, Rafael Romeo, que ha intermediado para alcanzar esta solución.

Entre los puntos del convenio se destaca que en la Comunidad General ambas tendrá la misma representación, independientemente del número de hectáreas que rieguen, ya que su Junta estará formada por los presidentes de ambas Comunidades y dos representantes elegidos por sus respectivas Asambleas.

Además, se establece que los gastos que se deriven de "la limpieza, desbroce, obras de conservación, mantenimiento y mejora del cauce de las acequias desde el azud de derivación de Campo-Hondo, hasta el final de ambas, serán sufragados por ambas comunidades, en proporción a las hectáreas que cada una posee".

70 AÑOS LITIGANDO POR EL AGUA El conflicto entre las Comunidades de Regantes de pila y Lucea se remonta a 1938, ya que con anterioridad ambas se integraban en una sola. Ese año la Comunidad de Regantes de Lucena solicitó la segregación que fue aceptada por la Confederación Hidrográfica del Ebro, con la sola condición de que se constituyera una Comunidad General. Aunque ésta fue creada, los problemas entre ambas impidieron que se pusiera en marcha.

Esta división se fomentaba por los problemas de disposición de recursos en la Cuenca del Jalón, que se subsanó en los años 50 con la construcción del embalse de La Tranquera. A pesar de este avance, las comunidades no solucionaron sus conflictos, lo que se sí se ha conseguido a través de la firma de este convenio.

En el texto de este documento se define que el objeto de la Comunidad General de Regantes de las Acequias Villa y Hermandad de Lucena de Jalón y Épila es la gestión del aprovechamiento común a las comunidades que la integran.