El temporal de nieve y niebla están marcando la operación especial tráfico del puente de Navidad en Aragón, que fue la comunidad más afectada por las precipitaciones según la Dirección General de Tráfico. En total, unos treinta tramos de carreteras estuvieron durante el día de ayer afectados a causa de las bajas temperaturas, principalmente por el hielo y la nieve, y las previsiones apuntan a que los problemas continúen hoy, por lo que la DGT mantendrá activo el sistema de alerta.

En Aragón puede nevar en las tres provincias en cotas de 200 metros de altitud, mientras que en Teruel, estas nevadas serán más intensas en torno a los 800 metros lo que puede acumular espesores de doce centímetros en veinticuatro horas.

En la provincia turolense fue necesario ayer el uso de cadenas para circular por numerosos tramos de la red comarcal de carreteras a su paso por las localidades de Cantavieja, Iglesuela del Cid, Gúdar, Albentosa, Gargallo, Olba, Cascante del Río, Cubla, Alfambra, Cedrillas, Alcalá de la Selva, Lazoma y Camarena de la Sierra, entre otras. La nieve también cubrió la carretera de los accesos a la estación de esquí de Valdelinares.

Las placas de hielo dificultaron también la circulación en la autovía Mudéjar (A.23), principalmente entre los puntos kilométricos 61 y 115, y fue necesario cortar el puerto del Ragudo. Además, la niebla fue protagonista en la N-211 a su paso por Calanda y la N-232, en Valdealgorfa.

La nieve complicó también la circulación en diferentes tramos de la autovía A-2 en la provincia de Zaragoza y en la N-330 a la altura de Cariñena, además de otros puntos de la red autonómica y comarcal en Daroca, Mequinenza, Herrera de los Navarros, Codos, y Morata de Jiloca. Las placas de hielo causaron problemas en Calcena, y entre Ateca y Torrelapaja, donde las máquinas quitanieves permitieron abrir la circulación de algunos municipios que habían quedado prácticamente incomunicados durante la noche del jueves, según explicó el alcalde de Moros, Manuel Morte.

En la provincia oscense, la niebla afectó a las carreteras a la altura de Fraga, Binéfar, Huesca y Sabiñánigo. Por otro lado, el túnel de Bielsa, en la A-138, permanecerá cerrado en horario nocturno hasta marzo.