El próximo domingo se cumplirá el primer aniversario del fallecimiento del médico de Campo, que también fue alcanzado por un disparo durante una batida de jabalís en este término municipal oscense. Fuentes del Seprona señalaron a este periódico que las imprudencias son la principal causa de accidentes de caza, "ya que algunas personas disparan sin comprobar qué puede haber tras unas matas en movimiento". El proyectil de un rifle de caza mayor suele alcanzar un área de un kilómetro de distancia.