Los hospitales zaragozanos reservarán recursos en cada una de las visitas que realicen a la Expo las autoridades para atender cualquier urgencia. Este protocolo ya se viene realizando en todas las estancias de miembros de la Casa Real en la capital aragonesa. En este caso, los centros sanitarios disponen de cuatro bolsas de sangre de su tipo (cero negativo) y tienen a disposición de los monarcas, de los príncipes o de las infantas, de una cama en la unidad de cuidados intensivos y de una box de urgencias. Las oficinas diplomáticas serán las encargadas de transmitir al Gobierno español las necesidades médicas de los altos dignatarios que acudan a la ciudad durante el año 2008 para responder ante una urgencia.