No dejar agua estancada ni restos de comida; impedir que los niños jueguen donde hay basura; evitar perfumes y comidas al aire libre; no llevar objetos brillantes ni ropa de colores. Hay repelentes por ultrasonidos y naturales como albahaca, romero, menta, tomillo, aceite de limón y lavanda. Ante picaduras, amoniaco o bolsa de hielo.