El presidente de la Asociación Provincial de Autotaxi de Zaragoza, Luis Miguel de Torres, estimó ayer que en los primeros quince días de la Expo 2008 el sector ha trabajado en la ciudad "un 80% por debajo de las previsiones realizadas por Expoagua en las fechas anteriores a la inauguración del evento".

De Torres especificó que no achaca este resultado a que haya una baja afluencia de visitantes, ya que sí que va mucha gente a visitar la Exposición Internacional, pero el transporte alternativo --fundamentalmente, autobuses urbanos implantados para la muestra con elevadas frecuencias y amplios horarios-- hace que sea "prescindible" el desplazamiento en taxi.

Existen dos franjas horarias en las que se realiza un gran número de servicios, entre las seis y las ocho de la tarde, y a partir de las doce y media de la noche, cuando acaba el espectáculo del Iceberg en el recinto de Ranillas. Pero fuera de esas horas punta, el número de servicios es muy inferior al esperado, comentó Luis Miguel de Torres.

Según las previsiones que Expoagua trasladó a los taxistas antes de que comenzara la muestra, un 8% de los visitantes de la Exposición Internacional iba a llegar en taxi, lo que suponía en torno a los 4.800 servicios para una afluencia de 60.000 personas. Según De Torres, están realizando entre 500 y 800 servicios diarios.

Los taxistas temen haber realizado un exceso de previsiones en cuanto al aumento de licencias y al calendario marcado, pero también mantienen la esperanza de que la situación actual mejore a partir del próximo mes de julio.