Era la tercera vez que Antonio Torres se presentaba a la presidencia del PP de Huesca y el 87% de los compromisarios que acudieron ayer al congreso apoyó su renovación y el equipo que gestionará el partido durante los tres próximos años. Una ejecutiva "joven, pero con experiencia" que trabajará para lograr que la sociedad "vuelva a confiar" en la formación conservadora y para recuperar las instituciones aragonesas, según el propio Torres.

El PP de Huesca ha sido el único en cuya presidencia no ha habido cambios en este proceso interno de renovación que vive la formación desde hace medio año. Pero Torres, satisfecho por haber obtenido un apoyo tan elevado pese a presentarse por tercera vez, ha cambiado a algunos miembros de su equipo y ha dado la secretaría general a una mujer, Carmen Susín, portavoz en la diputación oscense y gran conocedora del municipalismo.

"Tenemos un objetivo claro: implantarnos en todo el territorio, abrirnos a la sociedad y ofrecer alternativas a los gobiernos agotados del PSOE", declaró el reelegido presidente al término del cónclave. Torres garantizó que su partido va a emplearse a fondo en la búsqueda de soluciones para la grave crisis económica y se mostró convencido de que su partido ha quedado en muy buena posición tras la reorganización interna. "El PP ya fue hace unos años el partido más votado. Ya confiaron en nosotros y nuestra obligación es que vuelvan a confiar", dijo el dirigente conservador.

Como en el congreso de Zaragoza, la presidenta regional, Luisa Fernanda Rudi, estuvo en la clausura de la cita oscense.