Un total de 39 médicos del Obispo Polanco de Teruel han remitido una carta al doctor Lorenzo Arracó, secretario general del Sindicato de Médicos CESM-Aragón, con copia a la consejera del departamento de Salud y Consumo del Gobierno de Aragón y a la directora gerente del Servicio Aragonés de Salud, en la que defienden su profesionalidad y la labor de los facultativos de este centro ante las informaciones referentes a los problemas que sufre el hospital. En los últimos meses, las quejas por la carencia de especialistas, las listas de espera o el déficit tecnológico se han multiplicado, como ha denunciado reiteradamente Arracó.

Este médico se mostró ayer "sorprendido pero tranquilo" por la carta, que habla de "opiniones carentes de la más mínima objetividad" y le insta personalmente a "considerar un cambio radical de actitud que se traduzca en reparar el daño causado a los profesionales y a las instituciones". Arracó, que señaló que los firmantes son una minoría del total de facultativos en el centro y que, en muchos casos, están próximos a la administración o a puestos directivos, insistió en que "en ningún momento" ha criticado al personal. "Al contrario, destaco el esfuerzo profesional que tienen que hacer los que allí trabajan --aseguró--. La realidad es que no es atractivo trabajar allí".

La misiva alude a "opiniones escritas con su firma" en medios de comunicación, en clara referencia al artículo de opinión publicado en el Diario de Teruel en el que este representante sindical insta a la administración a solucionar las carencias del centro. "O no lo han leído, o lo han interpretado mal, o lo que no han leído es la carta que firman", manifestó.