El Tribunal Supremo ha ratificado la nulidad del decreto que establece la división de la comunidad aragonesa en sectores sanitarios, tras una demanda que interpuso el sindicato médico CESM por considerar que había defectos formales en su tramitación.

De este modo, el alto tribunal, con fecha del pasado 9 de febrero, ha decretado la inadmisión del recurso de casación que interpuso el Gobierno de Aragón contra la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Aragón. Este había declarado la nulidad del decreto 41/2005, de 22 de febrero, del Gobierno de Aragón, por el que se regulaba el sector sanitario.

Este era el último trámite jurídico que faltaba para ratificar la nulidad de dicha norma, sobre la que se ya había pronunciado el TSJA, tras el recurso que interpuso el sindicato médico. La sentencia es firme y contra ella no cabe recurso alguno, por lo que el decreto en cuestión es nulo de pleno derecho.