La Guardia Civil rescató este sábado a un montañero vasco en un complicado operativo que se prolongó durante nueve horas. El joven A. E. L., de 25 años y vecino de Mondragón, en Guipúzcoa, resultó herido de gravedad cuando descendía por el barranco de Fago. En los trabajos participaron cinco especialistas de la Guardia Civil.

El accidente se produjo sobre las 12.00 horas. El barranquista resbaló en un descenso y quedó colgado de una rama, desde donde fue arrastrado por la violencia del caudal a una poza profunda en la que quedó herido, con un hombro dislocado y una posible fractura de tibia y peroné.

Fueron dos guías que acompañaban al hombre los que dieron la voz de alarma y los que le auxiliaron hasta que llegaron los especialistas. Cinco agentes del grupo de rescate de la Guardia Civil y un camillero se desplazaron hasta la zona. El helicóptero no pudo acceder al barranco, por lo que tuvieron que llegar hasta el lugar del accidente por su propio pie.

Una vez ahí, y tras una complicada entrada a través de zona de monte, los especialistas encontraron al accidentado y valoraron que la mejor opción para llevar a cabo esta evacuación consistía en completar el descenso del barranco hasta un punto de salida accesible. Para ello, los agentes ataron al joven en una camilla para posibilitar su bajada en vertical por las tres cascadas que faltaban para terminar el recorrido.

El rescate se completó a nado y con la instalación de tirolinas, tras una dificultosa operación causada por la violencia del caudal, la profundidad de las pozas, y la verticalidad de las cascadas. El joven herido fue trasladado en camilla hasta la carretera más próxima, donde el helicóptero lo recogió para evacuarlo al hospital San Jorge de Huesca, La Guardia Civil incidió en la especial dificultad que había supuesto para los especialistas esta operación de salvamento, que se dio por finalizada a las 21.OO horas.