En torno a 35 millones de euros es la cantidad que al Ministerio de Fomento le queda por pagar por la ampliación de calzada en la Ronda Norte. Una factura que queda pendiente hasta que los trabajos se reanuden y en la que no se incluyen los posibles sobrecostes que puedan producirse hasta su finalización en la ejecución de un proyecto que se adjudicó a Sacyr en el 2007 por 89,1 millones de euros. Así, aunque muchos de los tramos están muy avanzados, lo que quedaba pendiente de abonar a la contratista suponía casi un 40% del coste global. Así lo aseguraron fuentes próximas a la dirección de obra, que reiteraron que se dio orden de demorar los pagos a la contratista este mes y esta decidió parar y retirar al personal propio y al de las subcontratas.

35 millones de euros que será realmente el ahorro que Fomento va a obtener este año con la paralización de los trabajos, porque no tendrá que destinar ni un euro más hasta que se reanude la obra. Aún así, las fuentes consultadas aseguraron que "no se ha firmado ningún modificado de obra en los últimos meses", por lo que, en principio, no se está planteando ningún sobrecoste al precio de adjudicación. De hecho, confirmaron que el último modificado es el que se firmó hace dos años cuando se acordó con Sacyr retrasar cuatro meses la fecha de finalización de obra hasta septiembre de este año por la celebración de la Expo y la obligatoriedad de aparcar los trabajos.

MÁS SEGURIDAD Además, se da la circunstancia de que los pocos meses que ahora faltaban para acabar la obra serían menos si se hubiera aprovechado el parón que se dio durante el verano pasado. Entonces se paralizaron los trabajos porque, según explicaron fuentes ministeriales, se cumplió con cinco meses de adelanto el plan de obras programado para el 2009. La presencia de operarios en los tramos era, como ahora, testimonial y solo para acometer labores de mantenimiento y de seguridad pero con un 60% del proyecto ejecutado (así lo afirmaron desde Fomento) se había cubierto la planificación. También los recursos económicos para ese año. Ahora, con más del 80% ejecutado también se para.

Mientras, el alcalde de Zaragoza, Juan Alberto Belloch, habló por primera vez de la paralización de las obras de la Ronda Norte y dijo que "lo que me preocupa es la seguridad" y que si Fomento no tomara medidas sería "una gravísima irresponsabilidad". En el caso de que no lo hiciera, el ayuntamiento destinaría fondos para aplicarlas, "aunque creo que no va a hacer falta".

Sobre la finalización del proyecto, aseguró no estar preocupado porque se prolongue más allá del 2011, aunque matizó que "es posible que la DGA termine asumiendo, por vía de convenios, las obras en marcha". El consistorio no puede hacerlo porque "no tiene capacidad económica para afrontar estas deudas".