El Ayuntamiento de Zaragoza ha tomado la decisión de no retirar los diez autobuses articulados que TUZSA mantiene en circulación a pesar de contar con los 14 años de antigüedad que permite la normativa y por la que está obligada a cambiarlos por otros nuevos. Cumplieron el máximo autorizado el pasado mes de julio pero siguen funcionando, todos ellos en la línea 33 que une Delicias con los Pinares de Venecia, y lo seguirán haciendo hasta que se ponga en funcionamiento la primera línea del tranvía, entre Valdespartera y Gran Vía.

La razón de que se mantengan estos vehículos en circulación se debe a que el consistorio prefiere no retirarlos y esperar a tener la reestructuración de líneas de autobús que tiene prevista y actuar en función de las necesidades que plantee.

Así lo aseguraron fuentes oficiales de Servicios Públicos, quienes indicaron además que "se ha dado luz verde a TUZSA para mantenerlos porque los técnicos han comprobado que están en perfecto estado". De hecho, eran doce los vehículos articulados que cumplían 14 años de antigüedad en julio y dos de ellos sí se han retirado "porque no estaban en buenas condiciones". "Pero los otros diez ofrecen todas las garantías a pesar de tener tres meses más", añadieron.

Por eso la prórroga de un año, y porque entienden que "la reestructuración de líneas podría hacer innecesario que se inviertan ahora miles de euros en comprar vehículos nuevos que en pocos meses, a lo mejor no hacen falta", explicó.

ADELANTO DEL 2009 Una visión que no comparte el comité de empresa de TUZSA. Su portavoz, Javier Anadón, aseguró que los vehículos con más de 14 años cada vez ofrecen más problemas de averías y critican que se asuma sin ningún rubor el incumplimiento de la normativa que obliga a la concesionaria y también al ayuntamiento. Pero desde Servicios Públicos la decisión ya está tomada y la autorización dada a TUZSA. Incluso, los responsables municipales entienden que, en realidad, "la inversión que se tenía que hacer este año ya se adelantó en el 2009", cuando "en diciembre se incorporaron a la flota diez nuevos autobuses articulados para la línea 35 (Parque Goya-Emperador Carlos V), una petición muy demandada por los usuarios pero que el ayuntamiento no estaba obligado a realizar antes de julio del año 2010.

Este mes, además, otros ocho vehículos, en este caso sencillos, cumplen también los 14 años reglamentarios. Pero estos sí serán retirados y sustituidos por otros que ya está fabricando Tata Hispano y que "se incorporarán a la flota en noviembre". Todos ellos incorporan la última tecnología en este tipo de transporte. Serán los únicos que se retiren de los 20 que cumplían la antigüedad permitida en el 2010.