El Gobierno de Aragón recurrirá al llamado mecanismo de compensación para recuperar los 432.737 euros que reclama al Ayuntamiento de La Muela por el pufo de las obras inexistentes del ciclo del agua. Con ese sistema, acordado entre la Dirección General de Tributos de la DGA y la Agencia Tributaria, la Administración autonómica retiene transferencias que debería efectuar hacia el municipio hasta igualar la cifra que reclama.

Fuentes del Economía explicaron que los técnicos de la consejería están estudiando ahora qué tipo de partidas son susceptibles de ser retenidas para compensar la deuda. En cuanto lo determinen, comenzarán a ejecutarlas.

La DGA se ha inclinado por esta vía --la habitual en caso de deudas con administraciones-- en lugar de recurrir al apremio, que es el sistema que se utiliza con las personas físicas y las empresas.

PROCESO El Ayuntamiento de La Muela cargó a una subvención del Instituto Aragonés del Agua (IAA) diez obras que no se habían ejecutado y trece con sobreprecio --de un total de 29-- tras certificar su existencia con base en una serie de facturas mendaces emitidas por la empresa Nuevas Tecnologías del Agua (NTA). El desfase ascendía a 432.737 euros.

El IAA, que entre el 2006 y el 2008 transfirió al consistorio 706.000 euros de una subvención total de 980.000, puso en marcha un expediente de reintegro para recuperar esos fondos. El ayuntamiento no respondió, como tampoco lo hizo al abrirle un plazo de reconocimiento de deuda en periodo voluntario.

Varias personas están imputadas en la Operación Molinos por el asunto de las facturas y certificaciones mendaces. El responsable de NTA, Antonio Fando, sostiene que presentó los mandamientos de pago a sabiendas de su falsedad, pero afirma que lo hizo tras indicárselo la alcaldesa, Mariví Pinilla, extremo que esta niega. Las facturas fueron firmadas por el concejal Fernando Barba, que remite a las certificaciones que aseguran que sí fueron realizadas. Estas fueron firmadas con la rúbrica del arquitecto municipal, Francisco Núñez, pero no por su mano. El juez y la Policía buscan al autor de las firmas.