VALDESPARTERA sufrió a última hora de la tarde de ayer un atasco cuando centenares de coches abandonaron de golpe el recinto de las ferias al empezar a llover. Un conductor que se vio atrapado en el embotellamiento denunció que Valdespartera se convirtió "en una ratonera". "Si hubiera una emergencia, los servicios de auxilio no podrían llegar", dijo.