Los vecinos de Rosales del Canal mostraron ayer su satisfacción por la sentencia de la Unión Europea porque consideran que les aporta una herramienta más para luchar contra el ruido de los aviones. "Si nos permiten utilizar las mediciones a ras de suelo a nuestro favor, se darán cuenta del impacto que supone en nuestras casas", apuntó el portavoz de la asociación de vecinos, Nacho del Corral. Este residente asegura entender que "el aeropuerto estaba antes que nosotros" pero también puntualiza que "las cosas han cambiado y hay que adaptarse a la situación".