Los vecinos de Valdespartera acogen de buen grado este fallo judicial, y esperan que resuelva "lo más molesto", que es el ruido que provocan los aviones militares. La principal reivindicación de los residentes es el horario en el que vuelan estas aeronaves, ya que en ocasiones se escuchan en torno a la medianoche, lo que supone un perjuicio especialmente para las familias con niños. Además protestan porque las aeronaves pasan demasiado bajo y su recorrido atraviesa gran parte del barrio. Denuncian que incluso "llega a temblar la casa", como explica una de las vecinas.