Este año la Virgen del Pilar lucirá en la ofrenda de flores un manto de flores rojo en lugar del blanco tradicional. En la zona central del mismo habrá una zona blanca para que en ella se dibuje la cruz roja de Lorena. Esto supone un notable cambio en la imagen de la patrona que, en los últimos 25 años, había sido confeccionado con claveles blancos.

De hecho, tal y como adelantó Heraldo, en la web municipal ya se detalla que los participantes que realizan la ofrenda a primeras horas vayan provistos de flores rojas para que el manto se pueda confeccionar con rapidez.

Entre las indicaciones para la ofrenda figuran también que las composiciones florales, especialmente en cestas y tapices, pueden incluir diseños y símbolos de formas variadas, heráldicos o de otro tipo. Estas composiciones, al ser incluidas en el manto, se debe recordar que únicamente ofrecerán una cara útil y visible. Y quedan totalmente excluidos los logotipos y los nombres de las empresas.