La Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) prevé que la entrada del frente atlántico que comenzó ayer a descargar sobre la cuenca y el aumento de las temperaturas previsto a partir de hoy tengan como efecto un aumento del caudal "en toda la cuenca alta del Ebro, así como en prácticamente todos los afluentes de la margen izquierda".

Esa combinación de factores meteorológicos generará "una crecida en el eje del Ebro que podría alcanzar entre 1.000 y 1.500 metros cúbicos por segundo en el Ebro medio la semana que viene", así como "aportaciones moderadas a los embalses pirenaicos a partir del domingo".

El Sistema Automático de Información Hidrológica (SAIH) de la CHE indica que el caudal del Ebro a su paso por Zaragoza pasará de los 690 metros cúbicos por segundo de ayer a 1.151 la noche del martes al miércoles. En esa segunda fecha alcanzará los 1.218 en Castejón de Ebro.

El elevado caudal que lleva el río desde primeros de enero está causando cuantiosas pérdidas en las explotaciones agrícolas de la mayor parte de la vega. Miles de hectáreas llevan dos meses inundadas y, en el mejor de los casos, tardarán semanas en quedar secas, lo que ha arruinado una cosecha e impide sembrar otra.