La sección sindical de Comisiones Obreras (CCOO) en la Diputación Provincial de Zaragoza salió ayer en defensa de la profesionalidad de María Pilar Santafé, interventora de la institución, destituida el pasado lunes por el presidente de la institución por razones de funcionamiento interno.

"No existe un hecho objetivo que justifique tal cese", rezaba un comunicado emitido por el secretario de la sección sindical, Jesús Ramón Salvador Guillén. Además, el sindicato considera que la interventora "viene desempeñando con absoluta independencia sus funciones de control y fiscalización que le atribuye la ley".

En este sentido, la nota recordaba que María Pilar Santafé lleva 16 años en el cargo, tras su nombramiento, a fines de los 90, por José Ignacio Senao, a la sazón presidente de la Diputación de Zaragoza, del Partido Popular.

Comisiones Obreras mostraba asimismo su "respaldo y apoyo" a las labores de control y fiscalización de la interventora y a la "imparcialidad absoluta de los funcionarios" de la institución en el desempeño de sus funciones, "con independencia de quién la gobierne en cada momento".

Otros funcionarios de la diputación mostraron, por otro lado, su "sorpresa" por la destitución de Santafé. "Nos ha extrañado a todos los que trabajamos aquí", indicó uno de ellos, que recordó que la interventora lleva 24 años en la función pública y que antes de llegar a Zaragoza había trabajado en Ejea.