Los técnicos del Área de Urbanismo del Ayuntamiento de Huesca tomarán muestras de las techumbres de los torreones del Casino para comprobar el estado en el que se encuentran, después del derrumbe que se produjo en uno de ellos el pasado 7 de septiembre.

Las inspecciones realizadas muestran que la causa más probable de los desprendimientos en uno de los torreones traseros del edificio fue la podredumbre de la cabeza de los maderos producida por humedades.

El falso techo del torreón cedió con el peso de un madero que cayó afectado por humedad, "un problema oculto, ya que antes de que ocurriera el siniestro no había ningún indicio", ha informado a los medios de comunicación la concejala de Urbanismo, Gemma Allué, tras la comisión de Urbanismo donde se han abordado las conclusiones del informe que realizaron los técnicos.

Allué ha indicado que, al tratarse de un edificio emblemático, "se han contratado los trabajos de restauración por un procedimiento de emergencia, y además se ha determinado que se elaboren catas en todas las techumbres de todos los torreones".