La tienda y locutorio inspeccionados contenían alimentos conservados a temperatura inadecuada. Así, había 300 kilos de pescado en mal estado, carne a 20 grados, frutas y verduras putrefactas, leche sin refrigerar, productos caducados y aceitunas a granel con insectos.